El tiempo frente a las pantallas afecta la recuperación del niño con conmoción cerebral

La conmoción cerebral ocurre con un traumatismo craneoencefálico leve (se define leve con una puntuación de la escala de coma de Glasgow de 14 a 15), medida aproximadamente 30 minutos después del evento; en la presentación inicial de la conmoción cerebral puede observarse pérdida del conocimiento que dura <30 minutos, amnesia postraumática que dura <24 horas u otras anomalías neurológicas pero que son transitorias (p. ej., convulsiones o signos focales) y con recuperación ad integrum.
 

El término "conmoción cerebral" se utiliza a menudo en la literatura médica como sinónimo de injuria cerebral leve, pero describe más específicamente un estado fisiopatológico que da como resultado los síntomas y signos característicos que los individuos pueden experimentar después de un TCE leve. La declaración de consenso del Grupo de Conmoción Cerebral en el Deporte de 2017 proporciona componentes adicionales que se utilizan para definir clínicamente la conmoción cerebral de la siguiente manera:
 

●La conmoción cerebral puede ser causada por un golpe directo en la cabeza, la cara, el cuello o en cualquier otra parte del cuerpo con una fuerza "impulsiva" transmitida a la cabeza.
●Típicamente da como resultado el inicio rápido de un deterioro de corta duración de la función neurológica que se resuelve de manera espontánea. Sin embargo, en algunos casos, los signos y síntomas pueden evolucionar durante varios minutos u horas.
●Puede producir cambios neuropatológicos, pero los signos y síntomas clínicos agudos reflejan en gran medida una alteración funcional más que una lesión estructural y, como tal, no se observa ninguna anomalía en los estudios de neuroimagen estructural estándar.
●Da como resultado una variedad de signos y síntomas clínicos que pueden o no implicar la pérdida del conocimiento. La resolución de las características clínicas y cognitivas suele seguir un curso secuencial. Sin embargo, en algunos casos, los síntomas pueden prolongarse.

 

Si se diagnostica una conmoción cerebral, el atleta no debe volver a jugar hasta que sea evidente una recuperación completa. Deben evitar cualquier actividad recreativa que pueda resultar en una segunda lesión en la cabeza (por ejemplo, andar en bicicleta, andar en patineta, patinar sobre hielo o esquiar) hasta que estén autorizados para la competencia. 

Algunos niños sintomáticos empeoran los síntomas por actividades como la lectura, los videojuegos o el tiempo frente a la pantalla. Entonces deben minimizar la actividad cognitiva que los hace sentir peor, hasta e incluyendo la ausencia de la escuela, aunque esta recomendación no cuenta con el mejor grado de evidencia. 
Por este motivo, el siguiente grupo de estudio se panteó estudiar esta recomendación y desarrollaron el siguiente protocolo.


Objetivo: determinar si el tiempo frente a una pantalla en las primeras 48 horas después de la conmoción cerebral tiene un efecto sobre la duración de los síntomas de la conmoción cerebral.


Diseño, entorno y participantes: este ensayo clínico aleatorizado se llevó a cabo en los departamentos de emergencias de pediatría y adultos de un centro médico terciario entre junio de 2018 y febrero de 2020. Los participantes incluyeron una muestra de conveniencia de pacientes de 12 a 25 años que acudieron al departamento de emergencias en 24 horas después de sufrir una conmoción cerebral. Se abordó a un total de 162 pacientes, 22 pacientes cumplieron los criterios de exclusión y 15 pacientes rechazaron la participación; se inscribieron y asignaron al azar 125 participantes.


Intervenciones: A los pacientes se les permitió pasar tiempo frente a la pantalla (grupo con tiempo frente a la pantalla permitido) o se les pidió que se abstuvieran del tiempo frente a la pantalla (grupo de abstinencia frente a la pantalla) durante 48 horas después de la lesión.


Resultados y medidas principales: El resultado primario fue los días hasta la resolución de los síntomas, definido como una puntuación total de la Escala de síntomas posconmoción cerebral (PCSS) de 3 puntos o menos. Los pacientes completaron el PCSS, una escala de 22 síntomas que califica cada síntoma de 0 (no presente) a 6 (grave), cada día durante 10 días. Se utilizaron curvas de Kaplan-Meier y modelos de regresión de Cox para comparar los 2 grupos. También se realizó una prueba de suma de rangos de Wilcoxon entre los participantes que completaron el PCSS todos los días hasta la recuperación o la conclusión del período de estudio.


Resultados: Entre 125 pacientes con conmoción cerebral, la edad media (DE) fue de 17,0 (3,4) años; 64 participantes (51,2%) eran hombres. Un total de 66 pacientes fueron asignados al azar al grupo de tiempo de pantalla permitido, y 59 pacientes fueron asignados al azar al grupo de abstinencia de tiempo de pantalla. El modelo de regresión de Cox que incluye el grupo de intervención y el sexo autoidentificado del paciente demostró un efecto significativo del tiempo frente a la pantalla (índice de riesgo [HR], 0.51; IC del 95%, 0.29-0.90), lo que indica que los participantes que participaron en el tiempo frente a la pantalla fueron menos probable que se recupere durante el período de estudio. En total, se incluyeron 91 pacientes en la prueba de suma de rangos de Wilcoxon (47 pacientes del grupo de tiempo de pantalla permitido y 44 pacientes del grupo de abstinencia de tiempo de pantalla). El grupo de tiempo de pantalla permitido tuvo una mediana de tiempo de recuperación significativamente mayor de 8. 0 días (rango intercuartílico [IQR], 3,0 a> 10,0 días) en comparación con 3,5 días (IQR, 2,0 a> 10,0 días; p = 0,03) en el grupo de abstinencia de tiempo frente a la pantalla. El grupo de tiempo de pantalla permitido informó una mediana de tiempo de pantalla de 630 minutos (IQR, 415-995 minutos) durante el período de intervención en comparación con 130 minutos (IQR, 61-275 minutos) en el grupo de abstinencia de tiempo de pantalla.


Conclusiones y relevancia: Los hallazgos de este estudio indicaron que evitar el tiempo frente a una pantalla durante la recuperación de una conmoción cerebral aguda puede acortar la duración de los síntomas. Un estudio multicéntrico ayudaría a evaluar más el efecto de la exposición al tiempo de pantalla.


Más allá de este trabajo, hoy en día, en la recuperación de un niño con conmoción cerebral se recomienda evaluar minuciosamente la presencia de síntomas, y se practica una exposición a las actividades cognitivas y exposición a dispositivos electrónicos de forma prograsiva, de acuerdo a la presencia de síntoams y su tolerancia.

Los pacientes pueden regresar a la escuela tan pronto como puedan tolerar de 30 a 45 minutos de concentración, generalmente requieren de uno a dos días de descanso razonable antes de regresar a la escuela. La exposición a los videojuegos, la música alta, el tiempo prolongado frente a la pantalla o las actividades mentales que requieren altos niveles de concentración y concentración pueden inducir síntomas y deben reducirse durante unos días después de la lesión. 

 

Disponible en https://jamanetwork.com/journals/jamapediatrics/article-abstract/2783638
Theodore Macnow,  Tess Curran et al. Effect of Screen Time on Recovery From ConcussionA Randomized Clinical Trial. JAMA Pediatr. Published online September 7, 2021. doi:10.1001/jamapediatrics.2021.2782