Les sigue yendo peor a las mujeres que fuman que a los hombres que fuman...

Resumen

 

El New England Journal of Medicine publicó un nuevo informe sobre mujeres y tabaquismo [1].

Hace medio siglo, el riesgo de muerte por cancer de pulmón entre los hombres que fumaban era cinco veces mayor que entre las mujeres fumadoras. Pero en la primera década de este siglo, este riesgo se igualó, tanto para hombres como para mujeres que fuman. Y el riesgo de muerte por cancer de pulmón fue 25 veces más que para los no fumadores.

Las mujeres que fuman son más propensas que los hombres que fuman a morir de ca de pulmón. 

De acuerdo con un segundo estudio (publicado del NEJM [2]), las mujeres fumadoras tienen 17,8 más riesgo de morir de ca de pulmón que las mujeres que no fuman, y los hombres que fuman tienen 14,6 veces más riesgo! 

Las mujeres que fuman se enfrentan a un riesgo de muerte por ca de pulmón 50% mayor que en la década del ´80.

Después de controlar por edad, peso, nivel de educación y consumo de alcohol, el nuevo análisis encontró algo más: 

Los hombres y mujeres que siguen fumando mueren en promedio, más de 10 años antes que aquellos que nunca habían fumado.

¿Bajó la cantidad de fumadores?

La prevalencia del tabaquismo tuvo una merma importantísima, del 42% de los adultos en 1965 al 19% en 2010.

Sin embargo, esto se traduce en cerca de 200.000 muertes/año entre 35 a 69 años en Estados Unidos.

Los riesgos son aún mayores entre los hombres de 55 a 74 años y entre las mujeres de 60 a 74 años. 

Más de dos tercios de todas las muertes entre los fumadores actuales en estos grupos de edad están relacionados con el tabaquismo.

En general, la tasa de mortalidad por todas las causas combinadas en estos grupos de edad es por lo menos tres veces mayor entre los fumadores actuales que entre aquellos que nunca han fumado.

Mientras que el ca de pulmón es el peligro más conocido relacionado con el tabaquismo, aumenta también el riesgo de muerte por enf cardiaca, ACV, enf pulmonar y otros tipos de ca, incluyendo el ca de mama.

Por otra parte, los fabricantes de cigarrillos modificaron el mismo de manera tal que puede haber aumentado los peligros de fumar.

El uso de filtros perforados, mezclas de tabaco que son menos irritantes y papel que es más poroso ha hecho más fácil inhalar humo y produjo una

inhalación más profunda para alcanzar niveles satisfactorios sanguíneos de nicotina.

El resultado de la inhalación más profunda, ha sido un mayor riesgo de EPOC, y un cambio en el tipo de ca de pulmón relacionado con el tabaquismo. 


Entre los no fumadores, el riesgo de muerte por EPOC ha disminuido en un 45% en los hombres y se ha mantenido estable en las mujeres, pero la tasa de mortalidad se ha duplicado entre los fumadores.

 

¿Hay alguna buena noticia?

Nunca es demasiado tarde para dejar de fumar.


Cuanto más joven abandone el hábito tu paciente, mayor es la probabilidad de vivir una vida larga y saludable!

De 113.752 mujeres y 88.496 hombres mayores de 25 años, aquellos que dejan de fumar a los

34 años en promedio vivirán 10 años más que aquellos que continúan fumando, dándoles una esperanza de vida comparable al de las personas que nunca fumaron.

Los fumadores que dejan de fumar entre los 35 y 44 años viven nueve años más, y los que dejan entre los 45 y 54 años seis años más.

Dejar de fumar entre los 55 y 64 años da lugar a una ganancia de cuatro años en la esperanza de vida.

Los investigadores enfatizaron, que los números no significan que sea seguro fumar hasta los 40 años y luego dejar el hábito.
Los ex fumadores que dejan de fumar a los 40 años tienen un riesgo 20% mayor de morir que los no fumadores. 

Aproximadamente uno de cada seis ex fumadores que murieron antes de los 80 años no hubiera muerto tan joven si nunca hubieran fumado.

A diferencia de las maratones, cintas y recaudación de fondos para el cancer de mama, no hay ninguna imagen pública para el ca de pulmón,

a pesar de que mata a más mujeres que el ca de mama!

El ca de pulmón es una enfermedad estigmatizante y algunas víctimas adquirieron el hábito en los años 40 y 50, cuando el conocimiento sobre los riesgos

de fumar era escaso, incluso los médicos se prestaban para hacer publicidad sobre el cigarrillo.

§ Aumentar los impuestos sobre los cigarrillos puede ayudar.
Los estados con mayor prevalencia de tabaquismo tienen las tasas más bajas de impuestos sobre los cigarrillos. 

§ También sería útil que se prohíba fumar en lugares públicos como parques y playas. 

§ Algunos estados han tipificado como delito fumar en los coches cuando hay niños presentes.

§ Se necesitan más publicidades que produzcan aversión al cigarrillo y advertencias dramáticas de salud en los paquetes de cigarrillos.
A pesar de esto, dos tribunales de Estados Unidos han dictaminado que las advertencias en las marquillas infringen la sobre la libertad de expresión de la industria tabacalera.

§ Los seguros de salud, tanto privados como del gobierno, podrían ampliar su cobertura de las ayudas para dejar de fumar y dar a conocer mejor líneas telefónicas que ayudan para dejar de fumar, y por último...

§ Los médicos y enfermeros debemos hacer más para estimular los intentos de abandono.

[1] http://www.nejm.org/doi/full/10.1056/NEJMe1213751

[2] http://www.nejm.org/doi/full/10.1056/NEJMsa1211127