Otitis media, ¿lo tratamos con antibióticos, o nó?

Hace 15 días se publicó en la Cochrane este trabajo, una puesta al día y mirada crítica sobre los beneficios del uso de antibióticos en el manejo de la otitis media aguda, no complicada, en niños. La revisión estuvo basada en la identificación de trabajos sobre el manejo de la OMA con antibióticos, versus placebo, incluyendo a 13 ECCA (3.401 niños y 3.938 episodios de OMA) de los países de altos ingresos económicos, y que tuvieran además bajo riegso de sesgos.

Los resultados revelaron que en las primeras 24 horas desde el inicio del tratamiento, el 60% de los niños se habían recuperado del dolor, independientemente del uso de antibióticos o placebo. El dolor no se redujo por el uso de antibióticos ((RR) 0,89; intervalo de confianza del 95% (IC) 0,78 a 1,01), pero un 30% menos tuvo dolor residual a los dos o tres días (RR 0,70, IC del 95% 0.57 a 0,86; número necesario a tratar para lograr un resultado beneficioso adicional (NNTB) 20). El 25% tuvo dolor en del cuarto al séptimo día (RR 0,76; IC del 95%: 0,63 a 0,91; NNT 16) y dos tercios menos tenía dolor en 10 a 12 días (RR 0,33; IC del 95%: 0,17 a 0,66; NNT 7) en comparación con placebo.

El grupo de antibióticos logró reducir el número de niños con resultados anormales de timpanometría en dos a cuatro semanas (RR 0,82, IC del 95% 0,74 a 0,90; NNT 11), a las seis a ocho semanas (RR 0,88; IC del 95% 0,78-1,00; NNTB 16) y el número de niños con perforaciones de la membrana timpánica (RR 0,37; IC del 95%: 0,18 a 0,76; NNT 33), y los episodios de otitis contralateral se redujeron a la mitad (RR 0,49; IC del 95%: 0,25 a 0,95; NNT 11) en comparación con placebo. Sin embargo, los antibióticos no redujeron el número de niños con resultados anormales de las timpanometrías a los tres meses (RR 0,97; IC del 95%: 0,76 a 1,24), ni el número de niños otitis recurrente (RR 0,93; IC del 95%: 0,78 a 1,10) en comparación con placebo.

Las complicaciones graves son poco frecuentes y no difirieron entre los niños tratados con antibióticos y los tratados con placebo. Los eventos adversos (tales como vómitos, diarrea o erupciones) se produjeron con más frecuencia en los niños que toman antibióticos (RR 1.38, IC 95%: 1,19 a 1,59; número necesario a tratar para un resultado dañino adicional (NNTD) 14). No hubo sesgo de publicación.

Los datos extraídos de un subgrupo de ensayos incluidos encontró que los antibióticos son más beneficiosos en niños menores de dos años, con OMA bilateral, o con otorrea.
Para la revisión de uso de antibióticos inmediatos vs conducta expectante, cinco ensayos (1149 niños) fueron elegidos, con bajo riesgo bajo a moderado de sesgo. Cuatro ensayos (1007 niños) informaron datos de los resultados que se podrían utilizar para esta revisión. A partir de estos ensayos, los datos de 959 niños pudieron extraerse para el meta-análisis de evaluación del dolor entre los 3 y 7 días. No hubo diferencias significativas (RR 0,75; IC del 95%: 0,50 a 1,12) entre el uso de antibióticos y la conducta expectante.

Un ensayo (247 niños) informó datos sobre el dolor a las 11 a 14 días. El uso de antibióticos inmediatos no demostró la reducción en el número de niños con dolor (RR 0,91; IC del 95%: 0,75 a 1,10) en comparación con la conducta expectante. Además, no hubo diferencias en el número de niños con resultados anormales de timpanometría a las cuatro semanas, ni perforaciones de la membrana timpánica, u otitis recurrente entre los grupos. No hubo complicaciones graves en ningún grupo. El uso de antibióticos inmediatos se asoció con un mayor riesgo sustancial de vómitos, diarrea o erupción en comparación con la observación expectante (RR 1.71, IC 95% 1,24-2,36; NNTD 9).

Resultados de un meta-análisis de datos de pacientes individuales, incluyendo los datos de seis trabajos de alta calidad, (1643 niños), mostraron que los antibióticos parecen ser más beneficiosa en niños menores de dos años de edad con OMA bilateral (NNTB 4) y en niños que cursan con otorrea (NNTB 3).

Conclusiones de los revisores: Esta revisión revela que los antibióticos no tienen ningún efecto temprano sobre el dolor, un ligero efecto sobre el dolor en los días siguientes y sólo un efecto modesto sobre el número de niños con perforaciones timpánicas, episodios de otitis contralateral y hallazgos anormales en timpanometría (entre las dos a cuatro semana y en seis a ocho semanas), en comparación. En los países de primer mundo la mayoría de los casos de OMA remiten espontáneamente sin complicaciones. Los beneficios de los antibióticos deben sopesarse frente a los posibles daños: por cada 14 niños tratados con antibióticos a un niño experimentó un evento adverso (vómitos, diarrea o erupciones).

Por lo tanto el manejo clínico debe hacer hincapié en consejos sobre la analgesia adecuada y el papel limitado de antibióticos. Los antibióticos son más útiles en niños menores de dos años de edad con OMA bilateral, o con otorrea. Para la mayoría de los niños con enfermedad leve la conducta expectante (estrategia Wait and see), parece justificada.

- Venekamp RP, Sanders SL, Glasziou PP, et al. Antibiotics for acute otitis media in children. Cochrane Database Syst Rev. 2015 Jun 23;6:CD000219. (Review)
Disponible en: http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/26099233


Valorar 9 ¿Tema inapropiado? Enviar por email
Dejar un comentario
 

Respuestas
, |